Fumar después del curetaje dental

Fumar después del curetaje dental

Fumar después del curetaje dental es una pregunta frecuente entre los fumadores habituales que se realizan este tratamiento. Es bien sabido que el tabaco desprende sustancias tóxicas que son perjudiciales tanto para nuestra salud respiratoria, como para nuestra salud dental, y fumar después de este tratamiento puede tener algunas contraindicaciones que deben ser tenidas en cuenta.

El curetaje dental es un tratamiento odontológico que consiste en una limpieza exhaustiva para eliminar el sarro y las bacterias que se han acumulado por debajo de las encías mediante el raspado y alisado de la raíz del diente.

La periodoncia se encarga de este tratamiento para prevenir enfermedades en las encías como la gingivitis o la periodontitis, que podrían provocar una pérdida del hueso que soporta los dientes. Se trata de una limpieza más profunda comparada con las convencionales o la tartrectomía, que solo eliminan el sarro a nivel superficial dental y por encima de la encía. Este tipo de limpieza está destinado a personas con problemas bucodentales graves y cuando la limpieza convencional no es suficiente para el paciente.

¿Cómo se hace el curetaje dental?

Este tratamiento se realiza con un aparato denominado cureta que levanta la encía para poder acceder al sarro acumulado en la bolsa periodontal. A continuación, se procede a raspar la raíz del diente para alisar la zona infectada con el fin de favorecer la adherencia de la encía al diente de nuevo.

La boca se divide en cuatro cuadrantes para dedicar tiempo a una zona específica de la boca y organizar mejor el tratamiento. Se utiliza anestesia local para acceder a las bolsas periodontales y evitar que el paciente sienta dolor al realizar el raspado dental. Por ello, se realiza en varias sesiones para que la boca no se tenga que anestesiar entera.

Tras realizar este tratamiento la zona estará inflamada durante los primeros días que puede dar molestias. El odontólogo puede prescribir antibióticos o calmantes para reducir el dolor y acelerar la recuperación. Las personas fumadoras suelen tener efectos secundarios más agresivos como el sangrado, por lo que se recomienda dejar de fumar después de un curetaje dental.

¿Puedo fumar después del curetaje dental?

Ante la pregunta de si después del curetaje dental puedo fumar, la respuesta es un rotundo NO.

Después de realizar este tratamiento se prohíbe fumar durante las 48 horas siguientes. Asimismo, se recomienda disminuir el uso de tabaco, ya que es perjudicial para la salud de dientes y encías.

El tabaco es una de las principales causas relacionadas con la enfermedad periodontal y puede resultar en patologías como la inflamación gingival o de las encías, o una infección de muelas, lo que resultará en la necesidad de una práctica adicional para sacar una muela infectada. Además, fumar provoca manchas en los dientes, acelera la acumulación de sarro y, al tratarse de una sustancia tóxica, afecta a la defensa de las encías ante ataques bacterianos, provocando una mayor destrucción en los elementos que sujetan los dientes.

Se recomienda en personas fumadoras realizar un curetaje dental de forma más regular para reducir las probabilidades de infecciones periodontales junto con limpiezas dentales cada 6 meses.

El cepillado dental es fundamental para mantener los beneficios del tratamiento. Se deben cepillar los dientes suavemente después de cada comida junto con las encías y la lengua. Adicionalmente, hilo dental y enjuagues bucales en la rutina diaria.

En Dental Company contamos con un equipo de profesionales para realizar un curetaje dental y mejorar tu salud bucodental. Contacta con nosotros para obtener más información. ¡Estaremos encantados de resolver tus dudas!

COMIENCE A ESCRIBIR Y PRESIONE ENTER PARA BUSCAR