sarro-dental-negro-eliminarlo

Sarro negro: causas y cómo eliminarlo

El sarro negro es uno de los tipos de sarro, conocido también como cálculo dental u odontolito. El sarro se deriva de la acumulación de la placa bacteriana sobre piezas dentarias. Cuando esta placa no ha sido eliminada correctamente por medio de una adecuada limpieza dental, su misma acumulación se convierte en cálculos.

Además, el sarro se acumula tanto en la zona supragingival (la que se encuentra más allá de la encía) y subgingival (por debajo del tejido de la encía). Ello significa que, si no se combate a tiempo, puede ocasionar gingivitis y otros problemas gingivales y periodontales. De no tratarse a tiempo, tales complicaciones pueden dar lugar a la pérdida de ligamento periodontal y del hueso que sustenta al diente y sería necesario recurrir a tratamientos periodontales para parar el proceso de ¨destrucción de la encía¨.

La formación del sarro dental se puede producir en un tiempo muy breve: tan sólo 4-8 horas. No obstante, la media de tiempo en que se forman estos cálculos suele ser habitualmente de unos 10-12 días. El tiempo en que se mineraliza la placa depende estrictamente de las condiciones de la saliva de cada persona. Por ejemplo de lo bajo que sea el pH de esta, y lo elevada que sea, correlativamente, su acidez.

Sarro dental negro: causas específicas, y cómo tratarlo

El sarro dental negro es siempre de tipo subgingival. Las causas de este tipo de coloración en el sarro son variadas:

Causas del sarro dental negro

Con el transcurso del tiempo y una higiene bucodental deficiente, negligente o inadecuada, el sarro tiende a oscurecerse. E incluso, en una fase avanzada de este oscurecimiento, puede ennegrecerse. Sin embargo, también se ha hallado sarro de esta índole en pacientes con buena salud e higiene bucodentales. Ello se produce por disbiosis oral, es decir, por cambio del tipo de bacterias de la placa.

Otro factor que contribuye al sarro dental negro es la edad de la persona. Cuanto más avanzada es la edad, más se incrementa, si cabe, la importancia de la limpieza bucal. También las enfermedades sistémicas y la tinción dental provocada por el empleo de algunos fármacos, pueden provocar sarro de coloración negra.

Además, la posición misma del sarro también contribuye a su coloración. El que se encuentra justo en la línea gingival o por encima de ella (es decir, el sarro supragingival), tiende a ser más amarillento. Sin embargo, el que se encuentra debajo de tal línea (subgingival) es, generalmente, más oscuro o negro, puesto que en él se entremezclan sustancias más dispares.

Sea como fuere, la mezcolanza del sarro en expansión con otras sustancias que lo pigmentan es la más frecuente causa del sarro de este tipo.

Tratamiento del sarro de coloración negra

Para tratar este tipo de sarro tan molesto, antiestético, y potencialmente peligroso para la salud, deben seguirse varias recomendaciones básicas:

  • En primer lugar, consultar con especialistas odontológicos experimentados y de acreditada profesionalidad.
  • En segundo lugar, se ha de realizar al paciente una higiene dental profesional y en profundidad, para combatir la acumulación y calcificación de placa bacteriana.
  • También suele emplearse una fototerapia antimicrobiana, eficaz para la reducción la colonización bacteriana responsable de la placa.
  • La revisión periódica de la higiene dental también es muy aconsejable para combatir el sarro de coloración negra.
  • Un método también muy empleado en contra de este tipo de sarro es el desbridamiento dentario. Consiste en la erradicación de las bolsas de sarro a través de diversos métodos, como instrumentos de mano, ultrasónicos, o sistemas con fluidos abrasivos.

El sarro negro puede ser erradicado rápida y eficazmente con la intervención de profesionales cualificados. No obstante, siempre es recomendable prevenirlo y mantener la salud bucodental. Para ello es fundamental una buena higiene y cepillarse los dientes varias veces al día, también con cepillos interproximales.

Lo más efectivo contra todos los tipos de sarro es el uso periódico del hilo o seda dental. Como podemos pasarla entre los dientes, previene muy efectivamente la formación de sarro, sobre todo en aquellos rincones donde es más difícil que llegue el cepillo de dientes, que es donde comienza el acúmulo de la placa bacteriana.

 

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH