6 Consejos para cuidar tu salud bucodental en verano

Durante el verano suele ser normal salir de la rutina diaria que llevamos todo el año. Eso es genial porque debemos descansar, relajarnos y recargar pilas hasta las siguientes vacaciones. Pero dentro de esa relajación también entran algunos buenos hábitos que se vuelven más laxos e incluso se pierden cuando estamos de vacaciones, como puede ser la alimentación saludable o la higiene bucodental.
Debemos seguir cuidando nuestros dientes para prevenir las patologías más comunes del período estival y para eso os vamos a dar unos consejos para cuidar la salud bucodental en verano.

Cuidados de verano para tu salud bucodental

Durante el verano solemos pasar más tiempo en la calle, comemos y cenamos fuera y no solemos llevar un cepillo de dientes cada vez que salimos. Por eso, los problemas bucodentales más comunes durante esta época suelen ser la caries, la acumulación de placa o sarro y la hipersensibilidad, o las enfermedades de las encías como la gingivitis o la periodontitis.

Para no sufrir ninguno de estos problemas, lo mejor es no descuidar nuestra higiene bucodental y para eso os dejamos los consejos de cuidado de la salud bucodental para el verano.

1. Kit dental de viaje

El primer consejo que os damos es preparar un kit dental de viaje. Puede parecer absurdo, pero sabemos que cuando preparamos la maleta para irnos de viaje, el cepillo de dientes y la pasta dentífrica suele olvidarse.

Tanto si vamos de viaje como si nos quedamos en casa, en verano pasamos más horas fuera de casa por lo que es bueno llevar con nosotros un kit dental. Por orden de importancia, vamos a necesitar:

  1. Un cepillo de dientes: los de viaje se pueden llevar en el bolso por si salimos a comer fuera.
  2. Pasta de dientes: también las hay en tamaño mini para viaje o el bolso.
  3. Enjuague bucal
  4. Hilo dental
  5. Férula de descarga o de ortodoncia : muy importante para seguir con nuestro tratamiento si lo tenemos.
  6. Protector labial SPF 15. Si algo tiene el verano es que la exposición solar está asegurada y nos solemos olvidar de proteger nuestros labios. La piel de los labios es más propensa a quemarse porque es muy fina. Por eso, es bueno utilizar un protector labial con protección solar.

2. Hidratación máxima.

Con el calor, en verano nos deshidratamos más rápida y fácilmente. Una de las consecuencias de la deshidratación suele ser la disminución de la producción de la saliva, lo que hace que aumente el riesgo de caries y enfermedades de las encías.

Por eso, y para cumplir con los 2 litros de agua que debemos beber como mínimo, es bueno que tengamos siempre a mano una botella de agua. Debemos evitar las bebidas con azúcar y/o carbonatadas ya que, estas últimas, contienen un ácido que erosiona el esmalte dental. El esmalte dental es la capa más superficial de los dientes y, una vez perdido, no se puede recuperar.

3. Mantener una dieta equilibrada y saludable

Como ya hemos dicho, en verano solemos comer más veces fuera de casa. Aún así debemos intentar seguir comiendo sano y de forma equilibrada.

Para mantener una boca sana, los nutrientes más importantes son el calcio, el fósforo y las vitaminas A, C y D. Los alimentos más ricos en estos nutrientes son los huevos, los lácteos, el pescado, las frutas, las verduras y las hortalizas, por lo que es muy importante su consumo así como el uso de aceite de oliva para aderezar y cocinar.

En cuanto a las frutas, es mejor escoger frutas de temporada (melón, sandía, manzana, plátano o pera)  ya que son menos ácidas y dañan menos los dientes.

Si queremos mantener una dieta saludable durante las vacaciones es muy importante evitar el alcohol todo lo posible. El alcohol reseca la mucosa bucal y la hace más débil, por lo que la aparición de caries se hace más probable. Además, ciertas bebidas como el vino tinto pueden llegar a producir manchas y teñir nuestros dientes. Sabemos que estamos en verano y que, parte del disfrute vacacional es tomarnos un vino o una cerveza bien fría. Pero todo debe ser con moderación.

Al igual que con el alcohol, hay que evitar los azúcares. El verano es tiempo de helados pero debemos intentar tomar aquellos que tienen menos contenido en azúcar o los que llevan azúcares añadidos.

4. Evita el tabaco.

Las vacaciones pueden ser un buen momento para dejar de fumar. Nos apartamos de la rutina laboral y ya no tenemos esos “momentos” para salir a fumar. Los horarios cambian y los quehaceres también. Por eso, es buen tiempo para empezar otras rutinas que nos alejen del cigarro.

Está demostrado lo perjudicial que es el tabaco para la salud en general (incluso para los no fumadores) y, obviamente para la salud bucodental. Así que, ánimo y seguro que a la vuelta de las vacaciones has conseguido dejarlo. ¡Todo es proponérselo!

5. Cuidar la higiene bucodental

Lo sabemos, puede ser difícil de acordarse del cepillado de dientes cuando estamos de vacaciones pero… debe convertirse en una rutina también del verano. Es imprescindible recordarlo y si tenemos niños en la familia, aún más.

Debemos cepillarnos los dientes 2 veces al día mínimo. Lo ideal es siempre después de cada comida. Y si se puede también se debe usar hilo interdental por la noche. En el caso de que no podamos llevar cepillo de dientes o hilo dental para usarlo después de las comidas, es bueno beber agua después de comer, ya que ayuda a eliminar los azúcares. Otro truco es que mastiquemos un chicle sin azúcar con xilitol después de comer ya que masticarlo durante unos 20 minutos estamos produciendo saliva y esto ayuda a la limpieza de nuestra boca. Evidentemente, los chicles no sustituyen el cepillado de dientes, pero se pueden usar en caso de “emergencia”.

Es muy importante mantener y cuidar de nuestro cepillo de dientes. Antes de usarlo, hay que lavarse las manos. Después de usarlo, debemos limpiarlo, secarlo y guardarlo siempre con su capuchón para evitar gérmenes y bacterias que se puedan adherir a las cerdas.

6. Revisión y limpieza dental

También es bueno aprovechar el verano para realizarnos una limpieza bucodental. Los dentistas recomiendan realizarse una limpieza al menos al año. Cada 6 meses mejor. Estando de vacaciones tenemos más tiempo y podemos agendar una cita con nuestro dentista más fácilmente.

Muchas personas esperan a que llegue el final del verano para coger cita para su revisión. Sin embargo, os recomendamos que lo hagáis antes de salir de vacaciones. No hay nada más tedioso y molesto que un dolor de muelas en plenas vacaciones.

Además, en Dental Company tienes tu revisión con diagnóstico por radiografía de forma gratuita, así que ya no tienes excusa para no tener una salud bucodental óptima este verano.

Quiero pedir mi cita

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH