sangrado-encias-estres

¿Cómo afecta el estrés a tu salud dental?

¿Sabes cómo afecta el estrés a tu salud dental? Una de sus consecuencias es el sangrado de encías por estrés, te contamos las demás y cómo puedes evitarlo.

Nuestra sociedad actual cada vez se ve más afectada por el estrés. Sufrir estrés perjudica todos los aspectos de nuestra vida, tanto a nivel emocional como a nivel físico. No debemos olvidar que nuestra salud bucodental también puede verse afectada por efectos negativos, como con el aparecimiento del sangrado de encías por estrés.

En el post de hoy de Dental Company te explicamos cómo afecta el estrés a tu salud dental y cuáles son las consecuencias para tus dientes.

Signos de estrés en la boca

La mayoría de personas son conscientes de que el estrés produce dolores musculares en el cuello o espalda, dolor estomacal, falta de apetito… Pero pocos conocen los efectos en la salud de la boca. Estas son algunas de las consecuencias:

Bruxismo

Cuando las personas padecen estrés se tiende a apretar la mandíbula o rechinar los dientes normalmente durante la noche sin darse cuenta de ello. Este problema es conocido como bruxismo y puede provocar un desgaste excesivo de los dientes haciendo que luzcan algo traslúcidos o acortándolos. Además, puede desencadenar otras afectaciones como hipersensibilidad dental, dolores musculares en la mandíbula, cabeza, oído, cuello, o incluso la pérdida de piezas dentales a la larga.

Para solucionarlo el paciente debe llevar una férula de descarga durante la noche para evitar el contacto con los dientes.

Sangrado de encías

Cuando se produce el sangrado de encías por estrés suele deberse mayoritariamente a una enfermedad periodontal como la gingivitis o la periodontitis. Esto se debe por dos razones, la primera es que cuando estamos estresados se aumenta la producción de grandes cantidades de la hormona cortisol, la cual actúa contra las encías y estimula la inflamación. La segunda razón son los cambios en el comportamiento de la persona, ya que cuando estamos estresados se tiende a olvidar seguir los hábitos saludables y descuidar nuestra limpieza dental, incrementar la toma de alcohol o azúcar y fumar.

Herpes labiales

Durante los periodos de estrés nuestras defensas disminuyen, y si una persona padece del virus del herpes aumentan las posibilidades de que aparezcan herpes en la boca. Este virus habita en los nervios faciales y provoca heridas blanquecinas que afectan a las encías y mucosas.

Trastorno temporomandibular

La articulación temporomandibular une la mandíbula con el cráneo. Este trastorno hace que se noten clics, chasquidos o ruidos en la articulación de la mandíbula provocando dolor al abrir la boca o inflamación debido a que el disco articular se ha desplazado por la presión generada al apretar los músculos por el estrés. Puede estar relacionado con el bruxismo explicado anteriormente.

Ácidos estomacales

El estrés hace que se liberen más ácidos en nuestro estómago, llegando a acumularse y produciendo reflujo ácido que puede provocar mal aliento.

Aparición de caries

Cuando estamos estresados nuestra boca tiende a secarse porque se produce una menor secreción de saliva. La saliva es esencial para limpiar nuestra boca y combatir contra las bacterias que se encuentran en ella. Además, el efecto de los ácidos se intensifica y ataca al esmalte dental, la cual es la capa superficial que protege a los dientes, lo que incrementaría la aparición de caries u otras enfermedades periodontales.

Cómo combatir el estrés en la salud bucal

Las afectaciones producidas por el estrés suelen aparecer de manera progresiva y la persona afectada no nota los síntomas hasta que están muy avanzados.

La mejor manera para acabar con el estrés es acudir a un especialista para que pueda guiarte. Quizás sea un periodo duro de exámenes, una ruptura, el fallecimiento de un ser querido, problemas económicos… Sea cual sea el problema lo fundamental es conocer su origen para poder tratarlo.

Para poder llevarlo mejor te damos estas recomendaciones:

  • Practica la meditación, el yoga o la respiración diafragmática. Estas técnicas han demostrado que ayudan a relajar la mente y reducir el estrés.
  • Haz ejercicio físico regularmente. Esto ayuda a liberar sustancias químicas cerebrales que pueden hacer que te sientas más feliz, más relajado y menos ansioso.
  • Organiza tus tareas para tenerlas controladas con tiempo y prioriza las más importantes.
  • Cuida la higiene dental para evitar, por ejemplo, el sangrado de encías por estrés. No olvides cepillar tus dientes regularmente.

En Dental Company recomendamos acudir a revisiones periódicas para detectar y prevenir problemas mayores a través del diagnóstico del tratamiento más adecuado para cada paciente.

Puedes pedir cita en una de nuestras clínicas de Dental Company. Nuestros profesionales te atenderán encantados y te ayudarán a cuidar tu salud bucodental. ¡Te esperamos!

COMIENCE A ESCRIBIR Y PRESIONE ENTER PARA BUSCAR