dientes picados en niños

El azúcar, principal causante de dientes picados en niños

El verano y las vacaciones es siempre la época del año en que nos permitimos disfrutar de algunos excesos. Helados, zumos, batidos, bollería, postres copiosos… Todos sabemos que estos productos no son beneficiosos para nuestra salud, y que no debemos abusar de ellos, pero, ¿somos conscientes de aquellos productos que pensamos que son saludables y no lo son? ¿Nos damos cuenta de cómo afectan a la salud de los más pequeños y pueden dar lugar a dientes picados en niños?

No es raro ver cada vez más en la consulta dentaduras de niños muy pequeños con un alto porcentaje de dientes picados, con caries, en algunos casos incluso preocupantes. Esto se debe, sin duda, a la dieta alta en azúcares que llevamos hoy día y de la que muchas veces no somos conscientes. ¿Qué podemos hacer al respecto?

Lo principal es que cuando vayamos a comprar al supermercado, debemos mirar las etiquetas de todos los productos. Sabemos que es una ardua tarea y complicaría mucho nuestro día a día al hacer la compra, pero es la única forma de saber lo que realmente estamos comiendo y dando de comer a nuestros pequeños.

El día a día con prisas, el trabajo, la casa, los niños, el colegio, las extraescolares… llegamos a casa y a veces es muy difícil plantear tiempo para cocinar. En esos momentos echamos mano a los productos procesados y precocinados pero son los que más azúcares tienen y como consecuencia tendremos varios dientes picados.

Cantidad de azúcar diaria recomendada para niños

La cantidad de azúcar diaria recomendada para niños es de unos 25 gramos por día, según los estudios recientes, que estiman que desde los 2 años hasta incluso los 18 años, de los 20 a los 25 gramos es la dosis de azúcar segura para esas edades. Como hemos dicho antes, con el estilo de vida actual, donde corremos de un lado para otro, nos resulta más fácil o accesible ofrecerles a los pequeños productos que están empaquetados porque creemos que son seguros y sanos. En este sentido tenemos los zumos industriales que, aunque creemos que por ser zumo de frutas son sanos, contienen una extremada concentración de azúcares. Así un brik pequeño de zumo exprimido o a partir de zumo concentrado contiene de media 22 gramos de azúcar. Es decir, sólo el zumo industrial contiene la cantidad de azúcar diaria recomendada para niños.

Alimentos “saludables” con grandes dosis de azúcar

Los zumos envasados son sólo uno de los productos que consumimos pensando que son saludables, cuando no es así. Tenemos muchos otros productos enfocados a que los consuman los niños que nos pueden confundir y que afectan directamente a las dentaduras de los niños y están relacionados con este aumento de caries y dientes picados en general. Son también productos muy altos en contenido de azúcar los yogures infantiles, los cereales azucarados y los refrescos. Es más obvio que las chucherías y la bollería industrial no deberían formar parte de lo que comemos diariamente y en general solemos no abusar de ellas, pero los zumos y los yogures de frutas parecen una opción sana para los niños, cuando no lo son y su consumo diario es perjudicial para la salud en general y la bucodental en particular.

Además, los ultra procesados que tanto gustan a nuestros niños, entre otras cosas por su alta palatabilidad con efectos potencialmente adictivos, en ocasiones son utilizados como premio por algún ‘logro’. El azúcar está socialmente asociado con algo positivo. Es bastante común, el celebrar los cumpleaños en cadenas de comida rápida o en lugares de ocio con alimentos de este tipo.

Grupos de alimentos que más afectan a la salud bucodental infantil

Así, podríamos enumerar a grandes rasgos los siguientes grupos de alimentos cuyo consumo son especialmente dañinos para la salud bucal infantil y son los principales causantes de los dientes picados en niños de edades muy tempranas:

  • Cereales azucarados.
  • Zumos industriales.
  • Yogures azucarados.
  • Refrescos.
  • Chucherías.
  • Bollería industrial.
  • Alimentos ultra procesados.
  • Comidas precocinadas.

Es necesario hacer hincapié en los tres primeros grupos (cereales azucarados/industriales, zumos industriales y yogures o similares) ya que, como hemos comentado anteriormente, nos resultan en apariencia menos nocivos que los siguientes en la lista. Por eso, el exceso de su consumo entre la población infantil se percibe con mucha menor claridad por parte de los responsables de velar por la correcta alimentación de los más pequeños.

Consejos para evitar dientes picados en niños

Sería recomendable seguir algunas pautas que mejorarían la salud de nuestros niños. El principio básico y fundamental es simple: eliminar o al menos reducir al máximo el consumo de azúcares y tener siempre en cuenta la cantidad de azúcar diaria recomendada para los niños para hacer cómputo diario de la ingesta de nuestros pequeños. A modo general, podemos buscar siempre la opción de sustituir el sabor dulce del azúcar por la fructosa, por ejemplo. De esta manera, elegir frutas especialmente dulces y asociarlas desde pequeños a un sabor especial o “premio”, educa el paladar de los pequeños y asocia las frutas a diversión y premio, frente a chucherías y similares.

Frente a cereales industriales tenemos la opción de cereales puros, por ejemplo la avena, que añadiéndole virutas de chocolate (en muy moderada cantidad y siempre que sea chocolate puro al 70% en adelante) o trocitos de fruta, es una opción igual de deliciosa y muchísimo más sana.

La mayoría de los zumos industriales aportan una ingesta de azúcares excesiva. Exprimir frutas naturales es la incomparable alternativa. Incluso muchas cadenas de supermercados hoy día ofrecen la opción de exprimir directamente la fruta y llevarnos envasado el zumo natural.

En los yogures, los sabores “de fruta” o similar se suelen hacer con edulcorantes y sabores artificiales. Todos cargados de azúcar. Elegir queso fresco batido o yogures naturales 0% azúcar es una alternativa. Si queremos sabor, pedacitos de fruta natural es una fantástica idea.

Los refrescos deben eliminarse del dietario infantil totalmente. En cualquier caso y aunque sigue sin ser una alternativa recomendable, si de manera muy esporádica lo ofrecemos a nuestros pequeños, estos han de ser en sus versiones de “cero azúcar”.

Con la bollería industrial y las chucherías ocurre lo mismo. Lo ideal sería su total eliminación de la dieta infantil. Con todo, si en momentos puntuales optamos por darlos a nuestros hijos, en el mercado actual cada vez existen más alternativas que, imitando texturas y sabores a estos productos, están realizados con mejores ingredientes y en un proceso menos dañino para la salud. Buscarlos es una manera razonable de que esta excepción sea la menos mala.

El sentido del gusto se educa, y la asociación mental con lo que son comidas divertidas y gustosas, también. Celebrar cumpleaños y similares en lugares que nos ofrezcan comidas naturales y no sólo chucherías y comida industrial a mansalva, implicarnos si no en el menú solicitando frutas y productos frescos como correcta alternativa, etc será uno de los mejores regalos que podemos hacerles a nuestros pequeños para que crezcan sanos. Así, cuanto antes implementemos estas pautas en nuestros hijos, más rápidas y más duraderas serán estas premisas, logrando niños que luego serán adolescentes y finalmente adultos con hábitos de nutrición y vida mucho más saludables y seguro que sufrirán menos de dientes picados.

COMIENCE A ESCRIBIR Y PRESIONE ENTER PARA BUSCAR