Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Privacidad.
Actualidad IconoNoticias VER TODAS
  • La iniciativa solidaria Sí se puede Nueva York pone su broche de oro en el maratón de Valencia este fin de semana

    16/11/2012 La iniciativa solidaria Sí se puede Nueva York pone su broche de oro en el maratón de Valencia este fin de semana

    Después de que el huracán Sandy impidiera correr oficialmente el maratón de Nueva York, José María Gallego y Rafa Vega tratarán de cumplir el objetivo marcado en Valencia

    El ya segundo mejor maratón de España según la RFEA, el Divina Pastora de Valencia, será escenario de la consecución de la iniciativa solidaria Sí se puede Nueva York, inicialmente planeada para llevarse a cabo allí. Tras el paso por la ciudad norteamericana del huracán Sandy, el maratón neoyorquino se suspendió a última hora, con lo que José María Gallego, director general de Dental Company, y Rafa Vega, periodista de Canal Sur TV, decidieron impulsar una carrera espontánea y alternativa para cubrir los 42.195 metros corriendo alrededor de Central Park.

    Ambos acudieron a Nueva York para completar el maratón y recaudar dinero para la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Andalucía (ANDEX) y, aunque no pudo cumplirse el objetivo inicial, será el domingo 18 en el maratón de Valencia cuando, esta vez sí, donen un dólar (0,79€ aprox.) por cada corredor que adelanten. La aportación económica la realizará Clínicas Dental Company, patrocinador del proyecto.

    La invitación para participar en esta carrera ha corrido a cargo de la Fundación Trinidad Alfonso, la principal entidad colaboradora de la prueba valenciana. Se cerrará así un ciclo solidario iniciado hace meses con esfuerzo e ilusión por parte de José María Gallego y Rafa Vega, respaldados por otras muchas personas que han colaborado de una u otra forma para que esta buena causa fructificara.

    +info
  • "La carrera por New York fue una auténtica fiesta"

    16/11/2012 "La carrera por New York fue una auténtica fiesta"

    José María Gallego, empresario sevillano y runner. Fue uno de los dos runners que estuvieron en New York para correr el maratón y recaudar dinero para la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Andalucía (ANDEX), dentro del proyecto "Sí se puede New York". Después del desastre del huracán Sandy, promovió una carrera alternativa por Central Park al margen de la oficial. En esta entrevista nos cuenta cómo vivió esos días y qué piensa hacer ahora.

    ¿Qué pensaste cuando te enteraste del huracán Sandy?
    En cuanto empezamos a darnos cuenta de que el huracán Sandy estaba haciendo estragos en Nueva York, comenzaron los rumores sobre cancelaciones de vuelos y empezó nuestra preocupación. Efectivamente, nuestro vuelo estaba cancelado. ¿Qué alternativas había? Teníamos que llegar a toda costa, después de todo lo que habíamos entrenado.
    Nos ponemos en contacto con Air Europa y nos informan de que nos podrían conseguir un vuelo para el viernes. Sin embargo, queríamos llegar antes. Queríamos comprobar por nosotros mismos en qué estado estaba aquello, además de aclimatarnos a la ciudad antes de correr. Ten en cuenta que, por ahora, la carrera se mantenía.

    ¿Pudiste salir desde Sevilla directamente?
    No. Rafa Vega, mi acompañante en el proyecto y yo, decidimos irnos a Madrid en el AVE ese mismo día para tener más posibilidades de vuelo. En el trayecto, Viajes El Corte Inglés nos confirma que hay un vuelo para salir, ese mismo día, a las 4 de la tarde en el aeropuerto. Pensamos que no íbamos a llegar pero tuvimos suerte y pudimos hacerlo. Llegamos a las 16:15 y pudimos volar. Rafa con Iberia, yo con Air Europa.

    ¿Cuáles fueron tus primeras impresiones de cómo estaba todo en New York?
    Llegamos el miércoles por la noche a New York. Fue impresionante ver, desde el avión, cómo media ciudad estaba a oscuras y la otra mitad estaba iluminada. Se distinguían a la perfección las zonas más afectadas, ya que sólo Manhattan y Brooklyn tenían luz.
    El jueves decidimos ir a ver la zona afectada para hacernos una idea de por todo lo que estaba pasando la ciudad. Nos dimos cuenta de que, aún siendo Manhattan de las zonas menos perjudicadas, en la parte baja se notaban perfectamente los estropicios. En Chelsea, por ejemplo, uno de los barrios más ricos, estaba todo cerrado. Había árboles caídos, señales de tráfico, algunos edificios casi derruidos, etc.

    ¿Qué ambiente se respiraba en la ciudad sobre la celebración o no del Maratón?
    Recuerdo que esa mañana fuimos a recoger el dorsal. Aún no había ninguna señal de que la carrera fuera a suspenderse. La organización no decía nada al respecto y el Alcalde, Bloomberg, a pesar de las críticas, tampoco. Sin embargo, empieza a notarse que las presiones políticas para que no se dispute la carrera aumentan considerablemente. Tiene sentido. La ciudad necesitaba unos recursos de luz, agua y policía que se estaba destinando al maratón. Es algo que fuimos comprendiendo poco a poco.
    La clave, creo, fue la portada del New York Post. En ella aparece una imagen con varios generadores enormes y un titular que dice "¡Estos generadores masivos están proveyendo de energía a las tiendas del Maratón en Central Park... mientras los neoyorquinos sufren!".
    Esa misma tarde, estando frente a la puerta de la tienda Bulgary, se me acerca una señora oriunda de NY y me dice "It´s cancelled". Bloomberg, el Alcalde, lo acababa de anunciar. Ya no había carrera. La señora me pidió disculpas por lo que ella entendía que había sido una auténtica faena para con los extranjeros que habíamos hecho un viaje tan costoso con objeto de disputar la Maratón. Pero no hacía falta que se disculpara, lo entendíamos perfectamente.

    ¿Qué pensaste? ¿Cómo llegaste a la conclusión de que, aún así, correrías por Central Park?
    Mientras confirmábamos la noticia en un Starbucks con conexión, se unió a nosotros el periodista sevillano José Luis Lazo y nos propuso una idea que nos encantó desde el primer momento. Se le ocurrió que, ya que habíamos ido hasta allí para defender una causa solidaria como conseguir fondos para la Asociación de Niños con Cáncer de Andalucía (ANDEX) y nos habíamos preparado para correr durante tanto tiempo, ¿por qué no lo hacíamos por Central Park? Con cuatro vueltas al parque y algo más cumpliríamos los 42,195 km.

    Algunos no se tomaron bien la idea, ¿no es así?
    No se trataba de desafiar a la organización ni de plantear una "Maratón pirata" como algunos medios quisieron mostrarla. Nosotros preferimos llamarla "Maratón Solidaria". Era, simplemente, cuestión de hacer lo que habíamos ido a hacer sin que por ello le faltáramos al respeto a nadie ni utilizáramos recursos que le estaban haciendo falta a la ciudad. Si en 1970 cuatro locos iniciaron la Maratón de NY corriendo por el parque, nosotros haríamos lo mismo. Entendíamos la decisión pero teníamos claro que queríamos correr por ANDEX.

    ¿Cómo se convirtió la carrera alternativa en algo masivo?
    Rápidamente se corrió la voz y medios españoles empezaron a contactar con nosotros. El Mundo, TVE, Cadena SER, COPE, EFE, etc. El peso de la relación con los medios lo llevó Rafa Vega, que es periodista. A todos les explicamos que, desde nuestro punto de vista, la organización había actuado bien porque, al fin y al cabo, es un negocio que busca el beneficio para ellos y para la ciudad, algo que ya habían conseguido.
    Coincidimos en el hotel con touroperadores españoles y chilenos que se habían enterado también. Ellos nos proponen trasladar la propuesta a las personas que han viajado con ellos. Es en ese momento cuando nos percatamos de que nuestra idea iba a hacerse internacional. Al final, muchos touroperadores más se unen y transmiten la información, con lo que empezamos a intuir lo que pasaría el domingo.

    ¿Y qué decía la organización del Maratón oficial de NY?
    La organización, para evitar el caos, decide convencer a los corredores locales para que ayuden a crear grupos de trabajo que se encarguen, de manera particular, de asistir a los corredores foráneos que van a estar en Central Park.

    ¿Cómo viviste la carrera después de todo lo que había pasado?
    Llega el día de la carrera y es una auténtica fiesta. Lógicamente, no es lo mismo que si se hubiera celebrado la carrera oficial. Pero el ambiente es de celebración. Muchísimas personas que corren en los dos sentidos y que son ayudadas por estadounidenses que han traído comida, agua, bebidas isotónicas, etc. Para esto son geniales: en un día, y de manera particular y voluntaria, se organizaron a la perfección. Todo transcurrió sin ningún incidente. Con nosotros, corrieron entre 300 y 400 españoles, de los que sólo acabaron 5, nosotros y 3 componentes de la Fundación Kanouté. Se calcula que en total fueron unos 20.000 los corredores.

    Tras la carrera, ¿tuviste alguna noticia de la organización?
    Esa tarde, cuando llegamos al hotel, nos encontramos con una sorpresa que nos emocionó. Una persona de la organización quiso reconocer nuestro esfuerzo, aunque fuera de una manera no oficial. Nos entregó la medalla de "finalizador". Fue el mejor ejemplo de que no se tomaron nuestra carrera como una ofensa sino todo lo contrario, como una forma de prestigiarla.
    En cualquier caso, la organización ha dado la posibilidad a todos los corredores de conservar el dorsal y correr el año que viene.

    ¿Y ahora qué? ¿Vas a volver a correr?
    Aún habiendo vivido una experiencia estupenda en New York, realmente no hemos podido llegar a completar el objetivo de sisepuedeny, que era salir los últimos de un maratón y adelantar a los máximos corredores posibles de tal manera que el patrocinador principal, Dental Company, donara un dólar americano por cada uno.
    Es por eso que vamos a correr la 32 Maratón Divina Pastora de Valencia. Nos lo ha propuesto la Fundación Trinidad Alfonso, colaborador principal de la carrera y a nosotros nos ha parecido una manera magnífica de poner el broche de oro a una iniciativa que, sin duda, lo merece.

    +info